sábado, enero 13, 2007

Tiempos difíciles

Woody Allen le dijo en una de sus películas a la actriz que interpretaba a su hija:

"Si alguna vez tienes una relación y se termina, es mejor ser dejador que dejado. Porque el dejador, deja, y al dejado, le dejan, y eso es espantoso. Lo peor que le pasa al dejador es una espacie de sentimiento de supervivencia. Es pero que ese sentimiento de supervivencia sea lo peor que te pase nunca."

Todos dicen I Love You (Everyone says I Love You)

Bueno, a pesar de que estimo mucho al señor Allen, estoy aquí para romper una lanza a favor de los dejadores. Porque los dejados no lo necesitan, ya tienen muchos fans.

Hay cosas que son tan malas como el sentimiento de supervivencia en todas las rupturas (me refiero a rupturas "limpias" y normales, no hablo de cuernos, ni de peleas desproporcionadas)

Es duro darse cuenta de que una relación no funciona. Es muy duro levantarse un día y darse cuenta de que ya no amas a la persona a la que quieres. Porque vaya si la quieres: has compartido con ella muchos momentos, le has contado cosas que a lo mejor nadie más sabe, y es probable que sea quien mejor te conoce. Hasta hace nada la adorabas. Pero ya no estás enamorado de ella. Que putada, la vas a hacer daño.

Sin embargo, tú no le deseas ningún mal, y la sola idea de herirla hace que te entren ganas de sacarte tu propio estómago por la boca. A veces el dolor de dar el paso y decir "esto ya no funciona" es tan intenso que preferirías arrancarte la piel. Pero hay que hacerlo, y alguien tiene que decirlo: y ese es el dejador.

Después hay que ser fuerte. A veces el dejado no sabe que le conviene. Él o ella aprecia cualquier gesto cariñoso que tengas a bien ofrecerles. Pero así muchas veces la gente no supera las cosas, y se quedan permanentemente enganchados a una persona que no puede ni dárselo todo ni quitárselo. Lo dicho, una putada.

Sólo alguien que se ha enfrentado a esa situación sabe lo difícil, lo verdaderamente difícil que es ver a una persona a la que le deseas toda la felicidad que tú no puedes darle llorando amargamente o sufriendo por tu culpa. Te gustaría alargar el brazo y consolarla, darle una palmadita en la espalda, un abrazo, lo que sea. Pero no debes, y tú lo sabes. Así que haces un esfuerzo sobre humano para que el brazo se quede en su sitio.

Supongo que así funcionan las rupturas: el dejador hace el esfuerzo al principio y el dejado al final.

Así que, aunque el dejado normalmente odie al dejador durante una temporada (que el otro asume y acepta), yo quiero pedir desde aquí que el resto de la gente no siga su ejemplo. No sólo porque no tienen derecho, si no porque estarían equivocados sin pensaran que a los dejadores no nos importa nada lo que pase.

Pues aunque no lo parezca, para nosotros también son tiempos difíciles.

15 comentarios:

Javier dijo...

Galileo te daría la razón.

Anónimo dijo...

Ni dejar ni ser dejado ha resultado alguna vez fácil. Siempre el dejado cuenta con el apoyo de todo el mundo y en pocas semanas se va haciendo a la idea, pero el dejador, se lo guarda y se siente culpable por haber hecho daño y acaba, por así decirlo, por hacerse daño asi mismo.
Pero el tambien lo supera, es el que ha tomado la decisión, el que carga con las consecuencias, con la represalias, no es un papel fácil, no,no. Pero el dejado, no entiende nada, no se lo cree y sufre.
Para ninguno de los dos son tiempos fáciles.

Elia dijo...

Pues eso mismo...

Erendis dijo...

estoy completamente de acuerdo... ambas posturas son una putada... la ventaja de haber estado en ambas posturas es que sabes perfectamente comprender al otro e intentar portarte de la mejor manera para que no sufra

LOBO dijo...

Hey! soy Lumbiion! Héctor! de cuernavilla! encontre tu blog de casualidad! (de casualidad en el espacio de pau) jeje bueno mi opinion es esta... tu que prefieres ¿atropellar o que te atropellen? (lo siento es que siempre he pensado que para saber la verdad de las cosas es mejor llevarlas al mas impoluto extremo...) yo sinceramente, prefiero atropellar... Un saludo y recuerdos! aunque sean escasos! jeje

Elia dijo...

LUMBIION!!!!!

Que alegría "verte"!!!! No hace falta que me refresques la memoria, sé perfectamente quién eres. A ver si sé más de ti, en persona y por el blog ^^

Besitos!!!

Anónimo dijo...

Aveces ser quien se de cuenta de que eso ya no funciona es lo mas valiente y mejor que puedes hacer con alguien.

Tainted Love

Sometimes I feel I've got to
Run away I've got to
Get away
From the pain that you drive into the heart of me
The love we share
Seems to go nowhere
And I've lost my light
For I toss and turn I can't sleep at night

LOBO dijo...

Pues espero poder ir por aquellos lares en breve! quizas dentro de un mes!! Un abracete!

Ramon F. The third dijo...

¿Y si se es las dos cosas?

Dejador y dejado. No a la vez, pero en la vida todos pasamos por estas etapas.

Como dijo aquel : "La vida es jodienda, pero también diversión"

Eterno retorno

Anónimo dijo...

Cuando se deja a alguien es simplemente porq no se quiere estar mas con esa persona...sufridor por ello¿? no, se quita un peso de encima, el q lo pasa de verdad mal es el dejado, y si alguna vez puede sentirse"algo mal" el dejador será simplemente porq tiene algo de conciencia... pero estos casos son bastante raros....

Alex dijo...

Pocas cosas producen tanta tristeza a una persona como la sensación de pérdida de control sobre su vida. Esa es la diferencia mas importante entre dejador y dejado, y por eso en general el dejado lo pasará peor que el dejador. El dejador deja de querer y sufre el estres de tener que controlar la situacion, mientras que al dejado le obligan a no querer y sufre el descontrol.

Maleno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maleno dijo...

Sé perfectamente como se siente un dejador. Una vez conocí a uno. Uno de verdad, de esos que preferirían morirse antes que dejar a la persona que menos daño quieren hacer en el mundo. Uno de esos que una vez amó con locura, pero que ahora busca entre los pliegues del corazón, como se busca entre los pliegues de un sofá, las monedas de amor con las que pueda comprar un día más a la mentira que le aplasta los sesos. Un día ya no quedan más monedas en el sofá, ni en los bolsillos, ni entre las sábanas, ni tras su inocente sonrisa. Un día tocará explicarle que eres miserablemente pobre de amor, que no tienes nada que ofrecerle. Y ese día te quedrás morir. Se te partirá ese corazón vacío al ver que a ella se le apagan las ganas de vivir, y te sentirás tan miserable que jurarás nunca más volver merecer el amor de nadie.
Lo gracioso de esta historia es que el tiempo pasó, y lo que parecía muerto, empezó de nuevo a florecer. Tras varios tiras y aflojas la relación se restaura... o eso parecía! porque ahora es ella quien gastó su amor!!
Si hay algo peor que ser dejador es ser al mismo tiempo dejado. La sensación de ser un capullo te acompaña toda la vida, más cuando no consigues olvidarla por muchos años que pasen y sustitutas que le busques.
Ahora este dejador del que os cuento y yo, no nos hablamos. El se quedó encerrado en su pena, mientras yo intento que se baje de mi espalda.

Anónimo dijo...

Yo fui dejador una sola vez, y aún me estoy recuperando. Te comprendo perfectamente, no sabes hasta que punto. Es más, lo he pasado yo peor que ella.

Anónimo dijo...

Que razón tienes!!