miércoles, mayo 02, 2007

La alta cocina

Una conquista es como la alta cocina. Me refiero a una buena conquista, como las que se hacían antes. Hay que ser cuidadoso. Hay que esmerarse. Todo tiene que estar calculado hasta el más mínimo detalle: el tiempo, la higiene, los ingredientes (algunos exóticos, que cuesta conseguir). Los platos que merecen la pena requieren ese esfuerzo, ese sacrifio hasta alcanzar la perfección.

A veces seguir las recetas lleva su tiempo, pero creo que la mayor parte de la gente coincidirá conmigo en que merece la pena. El resultado es una delicia, un paraíso para los sentidos. El cocinero mira su obra, recreándose en el resultado, disfrutando de cada detalle.

Sin embargo, últimamente he percibido cierto cambio en las preferencias de la gente hacia la comida rápida. No sé por qué, pero tiene éxito. Quizá porque es más rápido, o por que ya no quedan buenos "cocineros". O porque no requiere esfuerzo ni experiencia, y cualquier patán puede sentir que ha "cocinado", aunque supongo que el sentimiento será pasajero.

Los pasos son más que sencillos. Primero inspeccionar el paquete. Nombre, color, aspecto exterior, y un par de datos insulsos, como ingredientes o procedencia. Después las instrucciones, que quedan claras prácticamente a primera vista. Y luego, cinco minutos de cocción, o tres de microondas, algo que no cause mucha molestia al usuario. Y ¡zas!, ahí tienes tu comida, justo lo que querías. Te sacias, terminas, y a otra cosa. Ni siquiera tienes que enfrentarte al tedioso trabajo de fregar un montón de cacerolas.

Hay muchísima gente que lamentablemente se pasa a la comida rápida. Y no digo lamentablemente porque no lo respete: de algo tienen que vivir los fabricantes de "Ideas al plato". Lo digo porque creo que toda la gente merece que alguien se moleste en cocinar algo espectacular para ellos. Algo que no olviden. Lo merecen.

Yo no soy muy dada a la comida rápida. Por eso me alegro de que todavía, aunque sean pocos, queden buenos cocineros :)

13 comentarios:

Erendis dijo...

eres increible!;)

Edu dijo...

A mi siempre me ha gustado mas la comida tradicional, como a todos yo creo, hay muy pocos que les guste la comida rapida exclusivamente.
También he de reconocer que nunca he sido de guisar, pero cuando lo intento, prefiero hacerlo bien y despacio, aunque al final me salen natillas cuando queria hacer flan, jejejeje

Eowyn Zirbêth dijo...

¿Seguro que hablas de comida? XD

Elia dijo...

:P

Elendil dijo...

¡Qué suerte teneis los que vivís en casa, y no en un colegio mayor! No se puede poner mucho cariño en cocinar cuando hay que alimentar a 210 personas... xD

PD: Muy bien escrito!

Celebrian dijo...

Yo como siempre a dieta XDDDD

Anónimo dijo...

Me gustaría ser tu Arguiñano. Pero más bien soy como un cocinillas con las manos atadas. Y cada receta tiene su momento y su valor, creo yo. Pero tienes razón, tú puedes aspirar a Arzak, Subijana y Ferrán Adriá, de uno en uno o por turnos (Jejeje). Y haces bien, qué c...

Así que nada, si algún día nos vemos, cosa que dudo, una agradable conversación y tu sola compañía me harían bastante, bastante feliz. Al menos un rato. Más besos.

Nuria dijo...

Bueno bueno, que profunda te leo :) pero si, cada vez hay mas comida rápida, (por no hablar de la comida precocinada...), tu no te preocupes q si encuentro algun buen cocinero te aviso. Muchos besitos wapa!

Elia dijo...

Ay, que majo! ^^

"Anónimo", por favor, ponte un pseudónimo para que pueda dirigirme a tí de una manera un poco más digna que diciendo "anónimo" :)

Y gracias por el comentario. No creo que cocines tan mal. Pero si ni siquiera te pones nombre, ¿cómo vas a invitarme a cenar?

Besos!

Ramon F. dijo...

Yo digoque ya está bien de que los supuestos "mejores cocineros" sean los hombres.

¿Acaso tenemos que ser nosotros los que tengamos que conseguir calentar siempre el horno? ¿ Y si este ya está caliente, porque no puede ser que te lo digan para que no se queme el pastel?

La comida rápida quizá no sea la solución, pero si te ayudan a preparar el pastel, seguro que sale mejor a dos manos

Tanto hablar de comida me está poniendo...

Elia dijo...

¬¬

Anónimo dijo...

Uf. Un apodo. Eso es muy comprometido, al menos de momento... creo que rompería el hechizo. ¿INVITARTE A CENAR? Guau! Ni en la mejor de mis fantasías, por ahora. Mañana, ¿quién sabe? En peores aprietos me he visto, y aquí estoy.
No soy ningún vanidoso, ni trato de hacerme el interesante, ni mucho menos. Es que... ¿Recuerdas la historia de Quasimodo, enamorado en secreto de Esmeralda? Bueno, quizá me he pasado un poco: es que paso un pequeño bachecillo. No importa, olvídalo. Dejémoslo en que, ahora mismo, no creo poder estar a la altura de ofrecerte tanto como mis spaghetti carbonara, o mis apreciados arroces... tan sólo podría (en condicional) invitarte a un inocente café, o una cañita. Cubatas no, que me pongo muy tonto, jijiji. No, en serio, es que soy algo tímido, como habrás podido observar; pero sí me considero al menos buen conversador, y atreviéndome mucho, hasta buena compañía. Eso dicen de mí, y de eso me precio.
En fin, vamos a darle un poco de misterio a la cosa, si no te parece mal, y simplemente jugar a conocernos algo mejor, ¿vale?. Porque... ¿crees que si conocieras totalmente a una persona, ésta seguiría sorprendiéndote? Piénsalo. Si te divierto, seré feliz. Si te aburro, lo dices y adiós. A ver en qué acaba todo esto. Tuyo, Mortadelo (juajuajua, ya tengo apodo).

PD.- Por favor, si algún día coincidimos en persona, no me salgas con aquello de: "No, si me caes muy bien, pero te quiero sólo como amigo". ODIO OIR ESO. Para ese viaje, prefiero este blog, que por cierto, tiene verdadera clase. Como tú. No se conoce a alguien de tu categoría a menudo.
Y no es peloteo. Muac. ;-)

LOBO dijo...

Hacia mucho que no pasaba por aqui que grata sorpresa cuando me sorprendes con tanto que leer jejeje.

Yo no soy de comida rapida, pero es que llevo toda la vida siendo de la alta cocina y al final solo consigues frustraciones y depresiones, y sabes que si lo consigues merece la pena el esfuerzo, desgraciadamente, a veces, por mucho que cocines con todo tu cariño el plato, jamas le gustara a la persona a la que se lo preparas. O al menos ese viene siendo mi caso. Que mierda, creo que me estoy convirtiendo en uno de esos sufridores dependientes que mencionabas en otro de tus post. De momento yo sigo usando el horno, y creo que tardare mucho en pasarme al microondas, aunque mi decision no me traiga mas que disgustos...