lunes, enero 09, 2006

Secretos

Esta es otra de las cosas que todo el mundo tiene. Y quien diga lo contrario miente, pues seguro que todos hemos sido lo suficientemente afortunados como para que nos confíen un secreto al menos una vez en nuestras vidas.

Es curioso, porque cualquier cosa puede ser en un secreto. Algo físico, algo intangible, algo pequeño, algo grande. Una acción. Incluso una reacción. Lo único que puede convertir algo normal en un secreto, es decir, en algo especial, es la confianza depositada en una persona y el total desconocimiento por parte del resto del mundo.

Cuando consigues eso, puedes sentarte en una esquina de tu habitación "despositarlo en tu mano" y observar como brilla con su propia luz, obra únicamente de tu habilidad para ser discreto y para cerrar la boca. Y es estupendo.

5 comentarios:

Naranek dijo...

De acuerdo, es maravilloso el ser custodio de un secreto. Pero lo que lo hace especial es que la otra persona te lo haya confiado.

Elia dijo...

Eso sin duda ;)

Erendis dijo...

completamente de acuerdo con eso! sentir que alguien confía en ti es una sensación mu grande jeje

Eowyn Zirbêth dijo...

Estoy casi de acuerdo: a veces, anda que no jode tener secretos. En realidad, salvo cuando son del tipo "le vamos a comprar tal cosa a fulanito por su cumple", que es un secreto feliz, los secretos no me gustan nada de nada. Pero que confíen en mí, sí me gusta.

Anónimo dijo...

Wonderful and informative web site. I used information from that site its great. »